Ambulancia y urgencias

+56 65 233 33 33

Central Telefónica

+56 65 233 33 00

Electromiografía

Gran parte de las enfermedades musculares tienen solución y un diagnóstico temprano es clave para tratarlas

27 mayo 2018

En Clínica Puerto Varas estamos preocupados por entregarle el mejor cuidado posible a nuestros pacientes, y esto incluye también la salud de sus músculos y nervios. A partir del mes de mayo, le ofrecemos a la comunidad la posibilidad de realizarse electromiografías y bajo la supervisión de un neurólogo.

¿Qué es la electromiografía?

La electromiografía o EMG es un examen electrofisiológico que en un paciente con sospecha de una enfermedad neuromuscular no es más que una extensión del examen clínico y como tal debe ser realizado por alguien experimentado en la evaluación clínica de estas enfermedades, que tenga un conocimiento acabado de la neuroanatomía periférica y que conozca las limitaciones de estos procedimientos. A su vez, las conclusiones de este examen tienen que estar basadas no sólo en los hallazgos mismos, sino que en el examen clínico y otros exámenes de laboratorio que se dispongan. Probablemente, la primera obligación es descartar o confirmar la interrogante del médico tratante y en caso de que la evaluación clínica o los hallazgos iniciales del examen sugieran otra etiología, plantearla en la conclusión. Esto es especialmente importante cuando el médico derivador pertenece a otra especialidad con menos experiencia en las patologías neuromusculares

¿En qué consiste el examen?

Este estudio electrodiagnóstico implica el registro de la actividad eléctrica muscular, lo cual refleja la función de los nervios, raíces nerviosas y neuronas motoras. Se evalúa la actividad muscular durante la contracción y en reposo. el registro de la actividad eléctrica muscular se llama electromiografía y el registro de la conducción nerviosa, que mide la velocidad del nervio para transmitir una señal, se denomina neuroconducción.
En la práctica diaria, muchas veces se resume el estudio de la unidad motora ocupando el término de electromiografía. Por ejemplo, se solicita EMG de extremidades superiores, pero se subentiende que en esta solicitud va implícito el estudio de la neuroconducción, ya que el estudio exclusivo de electromiografía limita mucho las conclusiones diagnósticas.
Es así como a través de este estudio se pueden pesquisar posibles daños en los nervios motores y/o sensitivos y en el caso de haber lesiones, este examen también puede determinar cuáles son los nervios afectados, al igual que la extensión del daño y las posibilidades de recuperación. La electromiografía convierte las señales eléctricas emitidas por las neuronas motoras (responsables del movimiento de los músculos) en gráficos y valores numéricos, que en el caso de Clínica Puerto Varas son interpretados por la neuróloga Ivonne Zamorano.

¿Qué enfermedades pueden ser diagnosticadas?

Las dolencias que pueden ser diagnosticadas o descartadas mediante este examen incluyen los trastornos que afectan al sistema nervioso periférico (neurona motora, nervios periféricos, unión neuromuscular y músculos) como la esclerosis lateral amiotrofia (ELA), distrofias musculares, polineuropatías, enfermedades caracterizadas por fatigabilidad y/o neuropatías por atrapamientos, son algunos de ellas. El examen también ayuda a enfocar tratamientos y a agilizar el diagnóstico de otras dolencias.

“Hoy en día, gran parte de las enfermedades musculares tienen solución y un diagnóstico temprano es clave para tratarlas. Si bien hay otras que no tienen cura aún, también es importante pesquisarlas para ralentizar su progreso”, explica la doctora Zamorano.

¿Qué riesgos asociados existen?

Los riesgos son muy leves y el procedimiento no es invasivo. Un electrodo de aguja es utilizado para pinchar el músculo con el objetivo de medir la actividad eléctrica al interior del músculo. Asimismo, electrodos de superficie son utilizados para registrar la velocidad e intensidad de las señales transmitidas por el nervio estimulado. Es importante que el paciente le diga al especialista si consume medicamentos anticoagulantes, o si tiene un marcapasos. Otras enfermedades relacionadas a la coagulación de la sangre, como la hemofilia, también es información relevante para la realización de este examen.