Ambulancia y urgencias

+56 65 233 33 33

Central Telefónica

+56 65 233 33 00

Unidad de Cuidados Especiales Pediátricos

Monitoreo y contención para los más pequeños

18 junio 2018

Porque la salud de los más pequeños es una prioridad, Clínica Puerto Varas pone en marcha su Unidad de Cuidados Especiales Pediátricos (UCEP), un área equipada con la técnología necesaria y a cargo de un grupo humano preparado para brindar una atención integral de salud y monitoreo constante a aquellos pacientes de entre el mes de vida y los 15 años que así lo requieran.

Para la habilitación del servicio se acondicionó un área con capacidad para hospitalizar a tres niños simultáneamente -incluyendo un sector de aislamiento- equipada con monitores no invasivos que permiten un control constante y exhaustivo; terapias respiratorias no invasiva controladas por medio de oximetría de pulso y ambiental de ser necesario.

El pediatra de Clínica Puerto Varas, Alejandro Schmauck explica que si bien la pediatría hoy en día tiende a ser 100% ambulatoria, hay casos en que los niños requieren ser hospitalizados y contar con una unidad de cuidados especiales es un apoyo para su estabilización, compensación y posterior recuperación.

Además del apoyo tecnológico, estos pacientes reciben atención directa y vigilancia exclusiva por enfermeras y técnicos de enfermería de nivel superior, capacitados en este tipo de atención.
“La puesta en marcha de la UCEP junto con la incorporación de un servicio de urgencia pediátrica, son muestras del interés de Clínica Puerto Varas por optimizar y potenciar su área de servicios pediátricos”, comenta el doctor Schmauck.

Los padres y la recuperación

Dada la importancia que tiene la contención emocional en la recuperación de los menores, la nueva UCEP de Clínica Puerto Varas considera la posibilidad de un acompañante, alguien que sea significativo para el niño, es decir padre, madre, abuelo o algún familiar cercano. De este modo durante todo el proceso de atención se involucra a los padres haciéndolos partícipes del tratamiento y convalecencia.

“Los pequeños necesitan de sus seres queridos y la presencia de sus papás les ayuda a acelerar la recuperación. Los padres son un apoyo importante en el quehacer de todos los profesionales -ya sean médicos, enfermeras, kinesiólogos, nutricionistas o técnicos de enfermería- durante la hospitalización, de modo que una parte importante del trabajo de los profesionales es educarlos en los cuidados básicos en los que puedan colaborar y en los cuidados posteriores al alta con su hijo en su casa”, explica Esmeralda Molina, enfermera matrona supervisora de UCEP.