Ambulancia y urgencias

+56 65 233 33 33

Central Telefónica

+56 65 233 33 00

25 de mayo, Día Mundial de la Tiroides

25 mayo 2018

La enfermedad tiroidea, según los datos entregados por la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, reveló que un 18,6% de los chilenos presenta sospecha de hipotiroidismo y un 2,2% presenta hipotiroidismo clínico. Un diagnóstico oportuno y un correcto tratamiento son esenciales para evitar males mayores.

La tiroides es una glándula que se encuentra en la parte inferior del cuello, por delante de la tráquea. Se encarga de regular el metabolismo del cuerpo mediante la producción, almacenamiento y liberación de hormonas tiroideas. Éstas influyen en casi todas las células, tejidos y órganos; son necesarias para la síntesis de muchas proteínas esenciales en los períodos de crecimiento y contribuyen con el desarrollo del sistema nervioso central.

Los trastornos tiroideos son muy comunes, pero muchas veces pasan inadvertidos. Las consecuencias de no tratar los trastornos de la tiroides pueden ser graves, especialmente en recién nacidos, adultos mayores y en las embarazadas, pero si se detectan precozmente y se tratan, las personas se mantienen asintomáticas, saludables y pueden llevar una vida normal. Hay diferentes enfermedades que la afectan, siendo las más frecuentes aquellas que alteran su función. El hipotiroidismo (tiroides poco activa) es una afección en la cual su glándula tiroides no produce suficientes hormonas. Las mujeres, especialmente las mayores de 60 años, tienen más probabilidades de tener hipotiroidismo. El hipotiroidismo altera el equilibrio normal de las reacciones químicas en su cuerpo. Rara vez causa síntomas en las primeras etapas, pero con el tiempo, el hipotiroidismo no tratado puede causar una serie de problemas de salud, como obesidad, dolor en las articulaciones, infertilidad y enfermedades del corazón.

La buena noticia es que las pruebas precisas de función tiroidea están disponibles para diagnosticar el hipotiroidismo, y el tratamiento del hipotiroidismo con hormona tiroidea sintética suele ser simple, seguro y eficaz una vez que usted y su médico encuentren la dosis adecuada.

Por el contrario, el hipertiroidismo (tiroides hiperactiva) es una afección en la que la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroxina. El hipertiroidismo puede acelerar significativamente el metabolismo de su cuerpo, causando una pérdida repentina de peso, latidos cardíacos rápidos o irregulares, sudoración y nerviosismo o irritabilidad.

Varias opciones de tratamiento están disponibles si tiene hipertiroidismo. Los médicos usan medicamentos antitiroideos y yodo radioactivo para disminuir la producción de hormonas tiroideas. A veces, el tratamiento del hipertiroidismo implica la cirugía para extirpar la totalidad o parte de su glándula tiroides. Aunque el hipertiroidismo puede ser grave si lo ignora, la mayoría de las personas responde bien una vez que se diagnostica y trata el hipertiroidismo.

Los nódulos tiroideos son protuberancias sólidas o llenas de líquido que se forman dentro de la glándula, la gran mayoría de los nódulos tiroideos no son serios y no causan síntomas. El cáncer de tiroides representa solo un pequeño porcentaje de nódulos tiroideos. A menudo no sabrá que tiene un nódulo tiroideo hasta que su médico lo descubra durante un examen médico de rutina. Sin embargo, algunos nódulos tiroideos pueden hacerse lo suficientemente grandes como para ser visibles o dificultar la deglución o la respiración. Las opciones de tratamiento dependen del tipo de nódulo tiroideo que tenga.

 

¿Quiénes se deben medir hormonas tiroideas?

• Todo recién nacido (en nuestro país es una obligación sanitaria)
• Toda mujer embarazada
• Toda mujer mayor de 60 años
• Cuando existe bocio o nódulos
• En el caso de infertilidad
• Trastorno de regla en mujeres
• Disfunción eréctil en hombres
• Problemas de depresión y crisis de pánico
• Cuando hay colesterol elevado
• Antecedentes familiares de enfermedad tiroidea


Especialistas de Clínica Puerto Varas:

Medicina Interna
Dr. Omar Ferrada

Endocrinología
Dra. Ximena Meléndez

Cirugía
Maximiliano Figueroa

Fuente: Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes.